Comer saludable de viaje y de vacaciones

img_9042

Llegan las vacaciones, momentos de relax, de disfrutar, de ocio… Pero también de excesos y yo no sé vosotr@s pero a mi no me hace gracia volver con mis intestinos y mi cuerpecillo en general pidiendo a gritos primeros auxilios.
Antes de irme yo misma de vacaciones me he visto pensando y repensando cómo me las voy a ingeniar para comer sano y en mi caso sin gluten y vegetal, como siempre rizando el rizo. Así que ya con el trabajo hecho qué hay más bonito que compartirlo con tod@s y dar ideas para que lo llevéis a la práctica a vuestra medida por supuesto.

Antes de ir: En mi caso no salgo de Europa por lo que directamente me marco en google maps: restaurantes vegetarianos, ecológicos y sin gluten de las ciudades a las que voy a ir, supermercados o tiendas eco, mercados tradicionales con productos frescos, … Y cuando estoy allí igual me encuentro alguna joya que no me olvido de marcar en el maps también.
Lo ideal es llevar un kit de supervivencia, el mío será reducido porque…ajá…voy a mochilear y en esas circunstancias menos es más. En mi kit llevo: Chlorella en pastillas (más fácil de tomar), B12, algún fruto seco/semillas/dátil y chía, alguna barrita, moringa y ya! qué es el superalimento más completo para un viaje. Si tenéis opción de llevaros más comida porque vais en coche y podéis cocinar allí, yo llevaría leches vegetales y muesly para el desayuno y para cenar más ligero algún cereal tipo quinoa o arroz integral y os hacéis unas ensaladitas o taboulés ricos ricos y con fundamento, tahín por supuesto y tamari para aderezar. Lo bueno es que a día de hoy casi podemos encontrar humus y guacamole en casi todas partes y eso es genial, o no?

Para el viaje de ida suelo llevar un par de barritas o frutos secos y alguna pieza de fruta, tambien me puedo preparar un tarrito con pudding de chía y toppings varios, yogur de anacardos con fruta… Agua o agua de coco. A veces suelo ayunar o tomar solo líquidos porque suele sentar genial pero si no lo soléis hacer no es recomendable. Si sois más de salado un minitupper con hummus y palitos de zanahoria para dipear va genial también.
Ah! Y si puedo me llevo también un sobrecitos de sopa de miso, no es igual que el miso natural pero valen para una emergencia.

A la vuelta no es tan fácil llevar barritas ni el típico hummus que suelo hacer, busco un sitio en el aeropuerto que tenga alguna opción tipo ensalada y le añado algún fruto seco que seguro me queda del kit de superviviencia.
Cuando salgo y elijo uno de los restaurantes desde luego procuro disfrutar de la gastronomía de la zona, siempre hay opciones vegetales, saludables y deliciosas…¿Parezco optimista? ¡Ahora sí! En verano es más fácil encontrar sopas frías, ensaladas o entrantes vegetales. Y sí yo también como patatas fritas (si las encuentro al horno mejor que mejor) aunque es mejor no abusar en ciertos lugares menos acostumbrados a la comida sana y/o vegetal no suele haber mucha más opción que la susodicha parrillada de verduras o las patatas.

Diréis que demasiada programación para el disfrute… Cambia el chip! No tardo ni media hora en preparar un maps con los lugares que me van a dar buenas experiencias y no causarme ningún momento estrés o enfado de “Ala, pues ahora no como nada” o “me como lo primero que pillo”, no quiero eso en mis vacaciones y tampoco volver con mis tripas malamente. ¡Qué este post me ha costado más escribirlo!
¡Felices vacaciones a tod@s! ¡Hasta la vuelta!

Deja un comentario